Más información

Título:
Crímenes en Ambalema
Fecha de publicación:
1868
Producción:
Ambalema: Imprenta de Gaitán, 1868
Idioma:
español
Nota de edición:
Digitalización realizada por la Biblioteca Virtual del Banco de la República (Colombia)
Autor:
Angarita, Braulio
Materia:
Generalidades; Generalidades / Colecciones generales; Ciencias sociales / Problemas y servicios sociales - asociaciones
Nota general:
Dominio público
Nota general:
Ambalema (Tolima, Colombia)
Nota general:
Asesinato; Atrocidades; Casos; Delitos contra la persona; Masacres; Relatos personales; Tortura; Volantes
Nota general:
San .JU3.D, 27 de febrero UC18G8. CRI]{ENES ENAlVIBALE}IA. ~ S1 15bl Sin comentario ni nguno llamar; a luz algunos el e los incalificables hechos q ue han tenido luga r en Ambnlomn, dcspues q ue Viana i sus compañeros tomaron aquella poblacion : hechos (10 q ue rué testigo ocula r el señor Julinn Herr era, Esta es la moral conservadora: la moral do los hombres que det icn.lon la rclíjion, la propiedad, el honor i la justi cia ! Señor jenera l Daniel Aldana. 1\1ni se ñor i amigo. . lil e tomo la IiL.erta,1 de dirij ir a usted la p res eu t ~ para poner en su conocimiento u na par te de Jos acont cci-l~ lI eu tos qn e I~~u tenido h!?",' en Ambaleura desd e el dia 22 del present o mes en qu e íu é ocupada aquella plaza por fu erzas del s~nor :Uateo , talla.. Al hacerl.c el rel a t 0.lH"ocurn~·é no ser na da exaje rado, ántes pecaré por lo contrario. Al verifi car la c ll h~~Hl a fu eron ases~n ad os eljó ven R icard o Olave, F rancisco Barrios i cuat ro personas mas cuyo s nomb.res no he podido cO I~ o cer. ~ l"eI t.nos qnc la sang re derram ada ese dia fu era suficiente a mi tigar la sed de ella q ne trniau los vencedores; I esto I la fuma de bondad de que ha gozado el señor Viann, nos daba derecho a al­g uu os liberal es qu e D.O. hCIl~ OS t OlIl tLUO parl.e en la. revolucion, para no huir como mas tarde hemos tenido que hacer­lo, nban donnndo fam ilia e in tereses para libram os de la cuchilla de nuest ros verd us os i aterrados con la s escenas horrorosas que voi a revelarle, tales como han acontec ido i de cnra veracidad soi re~pdn s able. El sábado por la noche, .lia de la eutrada , fu eron ases inados en la e: Quinta." varios individuos cuyos nom­bres nu he podido recojer, i es te acon tecim iento hubi era pasado desap ercibido si el dia. sic uionte no se hu bieran CD­coutrndo "arios cadáv eres en un pot rero i en una. playa del JIagd alcu:l tod os a lan ceados~ El domingo por la noche a hora mui avanzada sacaron de la c árcel ocho Jl l:rsonas , fu eron conduc idas al rio, alanceadas allí i arrojadas a e) agua, de estas ocho per sonas fu é hall ada una de este lado del rio, ntndu del cuello i los brazos, con dos lan zada s, la una mortal, de la cual habrá mu ert o a la fecha qu e escr ibo esta. La persona es el señor Ricardo Mor áles, vecino del L íbano i padre de familia , a quien yo mismo ayud é a cortar los nudos de las sogas con que estaba. atado, le he prodigado algunos remedios i le dejé oculto en 1111 ra ncho en un a montaña para ver si sc salva de los verdugos. Las revelac iones qn e este hombre me ha hecho de los plan es qn e t ienen los verd ugos, lile ti enen lleno de horror. E l l ú­Hes no media noche fueron sacados de la cárcel, entre otros, ) l an\1el Acuña, padre de familia , Roque Londoño, Do­mingo N. i F rancisco ~ I art.íll e z (dador de est a i que mil ngrosmnente se ha salvado , quien le dará informes) i al am an ecer del sig uiente din fu eron ha llad os sus cadá veres en Pl uya- verde, a ta dos del cuello i de los brazos, alancea­dos i ayuntndo s de a dos. Uno (le ello s tenia q uince herid as, Ardió vivo, fu é confesado e hizo revelaciones en p úblí­co ; su compa ñero de ay untnmieut o era Hoqu e Loudoño, El señ or doctor Macedonio Garuba qu e está preso recla­mó de es te procedi miento i la cont estncion fu é ponerle una barra ele grillos . E n fiu yo me he salvado tarnbi en, l' cro esto i lleno de horror de haber visto mult itu d de cadáve res en las pl ayas del Magualeua, tOLJOS atados como he dicho i ala nceados ; he vist o las pla yas del mismo rio, llenas de parti­das de mujeres bu scand o los cud áveres de sus mari dos o de sus deudos, i estoi mas qne horrorizado. Estos hombres son mas que fieras, no contentos con sacar de sus casas a los hom bres i ases inarlos, se han di rij ido a las prision es i de allí se los llevan. Cuatro dia s ha ce que salí de Ambalerna ; i sé qu e los sucesos han continuado i que conti ­nu arán ; los saqueos han sido parciales , pero sc ~¡í. n jenera les s i se ac ~ rca n fuerzas . e n erni ~a.~ . E n obsequ io de la h uman idad haga pu blicar es tos hech os. SI cree conveniente di rij a al congreso una repre: sentacion bajo mi firma pa ra lo cual lo au to rizo : ocurr a al señor j enera l Acosta, ' Ievante su YOZ cuanto pueda 1 h á'Tase oir del partido libera l para que comp renda la suerte qu e se le espera . . . o El que esto esc ribe es el pad re de ocho hij os <¡ ue no ha te nido mas aspiraci ón qu e trabaj ar para alim entarlos, pero '1ue est á resuelto. a mori r con el fusil al bra zo ántes que ama rrado como cerdo. . . . Estos in fumes tratan de hacer aparecer estos hechos como ejecutados ent re los mismos liberales I han ?ompro­metido a un estranjcro a qu e sostenga es ta impostura ; pero la P rovidencia ha qu er ido que algunas víctimas los hayan nlcan zad o a di vulgar. . _ P ar tidas armadas uo abnndonnn los pu er tos i conservadores hni qu e en L a r~u e t a s 1'equenas r~ c orren las rib era s del rio con el doble objeto de impedi r 'l " e los cadáve res ar rimen a las pl ayas I de qu e sean conocidos, EntienJa. qu e no es to i loco ni ébrio i qne soi siempre ama nte do escribir la verdad. El dador lo informa r:', mas det enidament e. ¡Por Di os! vean a ver como nos salvamos. Soi su afectísimo servidor i amigo- ll RAULI O ANGARITA. De otra carta estractamos lo siguiente: .I onquin Caic edo, lIIanuél Silvestre i W encesla o Viana, j efes de las part idas asesinaron a nueve individuos en la pl aza de Ambalerna es ta ndo amarrados. ., . A dos policías I?s asesin aron en el " C h~nillo " ?olgán~~~os pnmero d,~ los 1'1(,S I degollándo los despuee. Es­tos as esinos son los mIsmos qu e recortaron orejas en PI edras I La Morena en 1861, mI'RE~"A DE GAIl'A..""I .
Nota general:
Sin comentario ninguno llamar; a luz algunos el e los incalificables hechos que han tenido lugar en Ambalema, despues que Viana i sus compañeros tomaron aquella poblacion; hechos de que fué testigo ocular el señor Julian Herrera, Esta es la moral conservadora: la moral do los hombres que defienden la relíjion, la propiedad, el honor i la justicia!
Enlace permanente:
http://www.cervantesvirtual.com/obra/crimenes-en-ambalema-871878

Otras colecciones

  • Biblioteca americana